miércoles, febrero 19, 2014

Confesiones de Madrugada

De un tiempo hasta el momento, nos hemos puestos más viejos. El tiempo corre y nuestros cuerpos ya cansados, pierden el ritmo.
El sudor va recorriendo el largo de nuestros cuerpos helados. Los músculos se tensan y la gota agarra velocidad y peso y avanza en gravedad cero.
Me acuerdo de haberme quedado quieto, en la oscuridad del pasillo. Tu mirada perdida, en la nada.
Vacío. 
Contemplo tu mirada a lo lejos, como un cazador, con miedo y por dentro rompo el llanto tratando de comprenderte antes de matarte.
Trato de hacerlo.
Te juro que sí.
Tal vez mi alma perdida en la inmensidad, en la nada. Pudiera encontrarte en tu nada.
¿Qué tan difícil puede ser, si estamos los solos? - me dices con la voz quebrada y aguda.
Contigo se hace eterno.
Silencio.
La piedra cae y descanso los primeros minutos en el agua. Hundido, mas que andado.
Amor.
Ya es tarde y hace frío. Me pides un cigarro y lo enciendes. Se ilumina tu cara, ya vacío de vicios.
En penumbra.
Blanco.
Negro.
Adios.

jueves, noviembre 28, 2013

Carménère 6:50 PM

Que difícil es
 Separase
Como 

Individuo

Habiendo tanta moral

martes, septiembre 10, 2013

Repeticiones, descomunicaciones y otras torpezas



En algún momento de la noche, me veo atrapado en una micro, por el centro de Santiago. Las luces de neón, van invadiendo los rostros de los pasajeros, cansados, pero con cierto alivio de viernes por la noche y la micro avanza lento sin apuros. Las imágenes que va proporcionando la ciudad, es variado, caótico, random, pero todo parece calzar con el disco de Nancy Dupree, que voy escuchando. Todo tan tranquilo, gracias a Nancy Dupree, que siento un poco de alarma, como de esas sensaciones de morir atropellado o algo por el estilo. Sabes que va a pasar o dejas esa posibilidad abierta , pero no sabes cuando.

En un momento suena mi celular. Javier, quien me llama preguntando donde estaba – estoy cerca – respondo. Luego me dice que me apure, que tiene un cañito, para cuando llegue. Yo vuelvo a insistir, en que estoy cerca, como en unos diez minutos. Javier me hace prometer de que le estoy diciendo la verdad – lo prometo – después me dice que me esperará en el paradero, para que fumemos antes de entrar al carrete.

Cuando me bajo, efectivamente está Javier, con medio cigarro a medio consumir y al verme se alegra, como ese video del perro, que ve a su dueño, después de cinco meses. En ningún caso, pienso en Javier como un perro y menos que yo sea su “amo”, pero de verdad se alegra y me da un abrazo.

- No te demoraste na, perro. Me dice Javier
- Te dije que estaba cerca. Oye, ¿qué onda, lo de Max?
- No cacho, la verdad. Igual es raro que este wueón nos haya invitado.
- Si loco. Yo hace dos años que no lo veo.
- … demás. Yo el otro día me lo encontré y ahí me invito. Bueno igual me pregunto por ti y ahí le conté, que nosotros siempre nos vemos.

Javier se hecha la mano al bolsillo y saca una caja chica de metal. Luego mira para todos lados y me pregunta si tengo papelillos. Le paso uno y comienza a armarse el pito, luego continua diciendo – Bueno no sé si te conté o ¿te conté?, hermano. – Pone una cara de duda y me pasa el pito para que lo encienda. – La cosa, es que me hablo la carlita.
- ¿Qué carlita?. Pregunto
- La carlita po, la carlita… la… esta mina…
Yo lo quedo mirando extraño, mientras fumo a todo pulmón.
- …la Carla - Insiste Javier – la del colegio.
- Aaaaaa - Digo sorprendido, mientras aguanto la respiración. Le paso el pito a Javier. Boto el humo, mientras toso y me baja… toda la sensación de estar volado. Esa pequeña sensación de felicidad y tranquilidad. De libertad y todo me importa una mierda, por un rato. Después, solo tranqui.

- y ¿qué onda?. Le pregunto al Javier.
- ¿con qué?, ¿qué onda?. Completamente perdido.
- Con la Carlita.
- Ah, cierto, hermano. Lo siento. Me fui a la chucha unos segundos. El Javier se ríe mientras me contesta – puta nada…. O sea, me pregunto si íbamos a venir donde el Max. Yo le digo que si y le pregunto, el por qué, ya que todo me pareció tan extraño. Ahí hace un pausa y fuma una quemada exprés y me lo pasa. A veces creo que solo hace esto, porque es un maestro del suspenso.
- … la cosa - Continua Javier – es que me lo dice, porque ella va a venir y que nos veamos acá en Santiago. Que ella se va a sacar un caño y wueas.
- … y ¿qué tiene que ver la Carlita con Max?
- No sé. Serán amigos… igual estos wueones son o eran como populares.
- No demás que si, pero el max no se fue en tercero (medio) a vivir acá y la carlita, “llego a nuestras vidas”, cuando nosotros estábamos en cuarto.
- … ¿y?
- El max, ni siquiera vino para las alianzas, de ese año.
- ¿internet?
- Si, puede ser. Eso me suena mas a Max.

Termina de fumar y caminamos dos cuadras hacia el oriente, en busca de una botillería, que al parecer, Javier sabía de su existencia. Preguntamos por vino y una promo de pisco. Nos costó decidirnos, pero terminamos optando por dos vinos. Uno de un litro y el otro de dos. Tinto. En caja. Santa Helena.
Regresamos las dos cuadras y doblamos al norte y nos encontramos afuera de la casa de Max. Una casa grande, cerca de los leones. Escondida por viejos edificios, de nos más de cuatro pisos. El barrio se ve tranquilo, incluso para ser viernes por la noche. Tocamos el timbre y nos abren dos tipos, el portón de la casa. Ni el Javier, ni yo los habíamos visto en la vida y solo tuvimos que preguntar por el Max y nos dejaron pasar. No sé si fue que transmitimos confianza o simplemente un gesto de indiferencia. Luego nos dicen – En el patio – y nos indican con la mano, donde teníamos que ir.

No es un gran patio, pero no se puede decir que es chico. Tampoco hay mucha gente. Diría que hay como unas quince personas. La mayoría alrededor de la parrilla. Se ven animados. Lo están. Con Javier, hacemos un saludo general, algo tímido. De un grupo de diez personas, se dan vuelta dos, que nos quedan mirando , como si estuviéramos mendigando. Javier pregunta por el Max y una mina de ojos pardos, se da la molestia en contestarnos – creo que está en la cocina – y termina con una pequeña y cordial sonrisa. Javier responde con un – gracias -  y se queda unos segundos mirándola fijamente. Luego cruzamos el patio y fuimos saludando a quienes nos topábamos en el camino. En eso llegamos a la cocina, pero ni rastros de Max. Volvimos al patio y nos arrinconamos en una esquina  de una mesa que hay. Sacamos unos vasos plásticos y nos servimos vino. Enciendo un cigarro y con Javier nos quedamos mirando, tratando de descifrar el carrete, pero ya a esas alturas, no había mucho que hacer. Me imagino, como nos debemos ver, como un par de drogadictos, que se equivocaron de lugar, pero que van a tratar de vender la drogas. Bueno, por lo menos así me siento.

En eso un tipo cambia la música y pone a K.C and the sunshine band y se une, nuevamente al grupo con quienes estaba conversando y comienzan hablar sobre como antes, la gente bailaba estas canciones en patines y la onda disco. Nada mas ridículo, porque ninguno sabe de lo que hablan, solo tienen referencias a ciertas películas, que por algún motivo, nadie quiere olvidar. En eso, todos se dan la vuelta y comienzan a gritar. Max hace su entrada “oficial” y también grita algo, que no puedo entender. Alguien se le acerca y le dice algo al oído, luego Max mira a nuestra dirección y hace un gesto de que no hay problema – Buena loco, pensé que ya no venían – mientras se acerca y nos saluda con un abrazo.

- Feliz cumple viejito – le digo – mucho éxito.
- Vale, vale, gracias. Contesta.
- Feliz cumple hermanito. Le dice Javier, mientras lo abraza
- … y ¿están hace rato?, a ¿qué hora llegaron?. Nos pregunta Max
- mmm… hace como unos diez minutos, o ¿no?. Javier me queda mirando buscando aprobación.
- Tal vez menos – Termino por contestar – y tu, ¿cómo hay estado?
- Bien  - contesta Max – algo curado, pero la raja.
- Bacán, bacán. Interfiere Javier.

La chiquilla de los ojos pardos, se acerca a nosotros y sorpresivamente nos llama por nuestros nombres. Con Javier nos quedamos mudos y sin saber como reaccionar. Max se queda callado, pero tiene una sonrisa malévola. Ella nos dice – Tanto tiempo ha pasado que no se acuerdan de mi? – trato de hacer el esfuerzo, pero mes inútil. Javier se acerca, como inspeccionándola

 - Carrete donde el Emiliano, 2007 – Alarga Javier – ¿La mujer más prendida del carrete?
- La misma en persona.
- Buena carlita. Dice Javier, luego le da un abrazo.

Ella se lanza a abrazarme, después que termina con Javier.

- ¿Cómo han estado chiquillos?
- Si, bien, bien. Responde Javier.
- No se esperaban está sorpresa. Comenta Max
- Si… el medio encuentro. Responde Javier.
- Yo… ni siquiera te reconocí – comento- cuando llegamos.
- Já, si cache – responde –estaba viendo cuando se demorarían en hacerlo, pero no pude aguantar mas… igual en un momento, pensé que el Javier lo había hecho.
- ¿cuándo te quede mirando?. Pregunta Javier
- Si. Dice ella
- Sabía que te me hacías familiar, pero no cachaba de donde. Dice Javier.

En eso nos ponemos a conversar de Temuco y del colegio. Max nos cuenta, de la gente de Temuco que también tiene deberían venir. La Carlita se nota feliz de vernos y nos cuenta que hace unos meses, se estuvo acordando de nosotros. Yo la inspecciono, me fijo en detalles. Pestañea mil veces por segundo. Te mira fijo mientras te habla, cosa que uno termine hipnotizado. Su voz es dulce y sus movimientos rápidos, pero nada al azar. Sus pechos, bien puestos, firmes y su cadera pronunciada. Pies pequeños. Totalmente alejada a la imagen que guardo de ella, en el colegio. Ahora es una mujer, por donde se le mire. La Carla, aunque nunca le gustó que le dijéramos así, le pregunta a Max por un lugar mas piola, porque se va a sacar un pito. Definitivamente los tres nos enamoramos al instante. Ella nos dice que la esperemos, donde Max había indicado, “como el lugar mas piola”, ella va a ir a buscar a otra persona, que quiere que conozcamos – de acuerdo – dijimos y nos pusimos a caminar. En el instante Max nos advierte de que la carlita nos va a sorprender.
Con Javier, nos quedamos mirando algo metidos, pero le restamos importancia. Max siempre ha sido exagerado para todas sus wueas. En eso llega la Carlita, con otra mina, y nos presenta.

- Chicos, ella es la Violeta. Violeta, el es Javier y el es nacho.
Nos saludamos algo cordial y luego la Carla vuelve a interrumpir.
- Chicos, ella es mi polola.
Cuando termina de decirlo, Violeta le da un beso en la boca, algo apasionado. Marcando territorio. Con Javier, nos quedamos pa dentro, mientras Max, sonríe, como un depravado quinceañero.

La Carla le pregunta por la marihuana a la Violeta; y comienza a en rolar uno, mientras afirma – estos cogollos, están buenos.
Las manos de la carlita, tienen un dominio impresionante. Se lleva el papelillo a la boca y muy lento, va pasando la lengua y lo va cerrando.
Max le acerca el fuego, antes de que alguien lo pidiese. La Carlita lo detiene y lo enciende con su propio encendedor zippo y ya todos, como con angustia. Estamos hipnotizado por ella. Tose y se lo pasa a la Violeta.

De ahí el pito va corriendo de mano en mano y comenzamos hablar de que estamos mas viejos. Nada muy interesante. Algo mas bien obvio ya que, estamos recién reconociéndonos. La verdad es que ninguno de nosotros se había visto en años. Me pongo a pensar en las relaciones. Humanas y de cómo terminamos en distintas proyecciones, que de cierta forma se volvieron a juntar. Al parecer todos los caminos llegan a Roma, pero Roma nunca es la parada final. Es algo, entre medio, desechable.
Casi sin resistencia volvemos al patio, que ya tiene mas energía, renovadas. Las conversaciones, son rápidas, de movimientos eufóricos. De miradas intermitentes. Hay mas gente y efectivamente hay mas “temucanos” y sin darme cuenta, estoy inmerso de gente que no solo, no la había visto, si no que había sido un acto consiente. Solo son pasado. Un recuerdo, un momento cordial y así fue durante quince minutos, que hacen que me de cuenta que estoy mintiendo al mismo nivel que el otro. Lo terrible de contar lo mismo y nada. Estar atrapado en una misma conversación, una y otra vez. Por que hoy, contigo iba a ser diferente.

Javier se me acerca y me queda mirando, como sabiendo, exactamente, como me estoy sintiendo, que termina por acompañar con un gesto, con su mano simulando una pistola, que se lleva a la cien e imaginariamente se suicidaba. Su cabeza hace un movimiento hacia su derecha y vuelve con una sonríe. No sé por que esto me da mucha risa, pero trato de aguantarla. Javier hace lo mismo y nos miramos y vemos como el otro, también está aguantando y nos da aún mas risa. Como si estuviera prohibido reírse. Siento como una lágrima va saliendo a medida, que toda esta estupidez se está volviendo cada vez mas graciosa y sin sentido. Después una sensación, como si volvieras a la realidad nuevamente y no cachar exactamente que fue lo que paso. Sientes un poco de vergüenza y tampoco sabes por qué y esto desencadena a miles de posibles preguntas, mientras que comienzas a respirar, a tomar oxigeno que llega a tu cerebro. Pensando mejor, decides olvidar lo que acaba de pasar y continuas. Así es la vida. La gente comienza a ponerse a bailar, mientras que alguien oscureció el carrete. Con Javier, nos encontramos de espectador. En un rincón, en silencio. A estas alturas, la comunicación con él, es fuerte y así nos entendemos. Respetamos cierta distancia y de dejar quedarse pegado un momento.

Siempre me ha llamado la atención el cigarro en la oscuridad. Hay tantos. Se mueven bailando. Son luciérnagas de Enero. De fondo veo a la carlita y a la Violeta bailando. Despreocupadas, frescas. Sensuales. Jóvenes. Las miro un rato. Reconozco ahora cierta femineidad en Violeta, que no había podido ver antes; como si por fin, hubiera bajado la guardia. Algo en ella, hace que se vea mas real. Javier me dice que va y vuelve. Fumo un cigarro un cigarro y me vuelvo invisible, quedo ajeno. Es mejor así. De incognito, entre tanta gente extraña.

En un momento voy paseando por el carrete, junto a mi vaso de vino y empiezo a inspeccionar. Intervengo un par de veces en conversaciones. En una, corrigiendo el nombre de quien había creado una canción. Me pareció innecesario, medio petulante, fuera de lugar. Solo con la intención de caer mal e irme. Tal vez así se volvía más interesante.

La segunda fue para ayudar a recordar el nombre de una película, que estaba relatando una mina. Ella me queda mirando entre sorprendida y de alivio. Luego me Agradece y me pregunta si la había visto. Digo que si, que me pareció notable la actuación de Brad Pitt. Al instante me pregunta si soy amigo de Max. Todo muy informal, como si no pudiera la cosa. Alcanzo a saber que se llama Helena y de que estudia periodismo, cosas básicas, nada importante, cuando llega una amiga y le dice que tiene que conversar con ella. Helena la queda mirando, como haciendo el esfuerzo mínimo de protesta, pero en cosas de segundos, Helena se disculpa conmigo. Me regala una pequeña sonrisa y la veo irse.

Tomo un sorbo y voy donde esta el Javier. Está conversando, con dos ex compañeros. Ni ahí con unirme, le pregunto por el vino. Javier me dice que esta debajo de la mesa.  Me tomo lo que queda de sorbo. Ya estoy curado. Me sirvo de nuevo y dejo el vino de nuevo en su escondite. Miro la hora. Miro a la gente. Me encuentro con la mirada de Helena, pero la desvía para mirar a la persona con la cual está conversando. El parece estar jotiándosela y ella reacciona algo coqueta.

Me pregunto, si así mismo me veía cuando hablaba con ella o si ella actuaba al igual que ahora o si ella está actuando así, porque esta consiente, de que la estoy mirando. De todas formas, preferí mostrarme indiferente a esta provocación. Luego entro al comedor, para seguir a la cocina en busca del baño. Hay gente en cada rincón de la casa – por ahí -  me indican y apuntan a un pasillo – Al fondo a la derecha.
Un clásico.

En el baño, descanso un rato, del ruido. Me miro en el espejo y tengo los ojos rojos. Me lavo la cara, para poder despabilar un rato. Siento que tocan la puerta y grito – Salgo al tiro – y me hecho nuevamente agua a la cara. Salgo.

Voy directamente al patio. Respiro un poco de aire. En eso, el Javier, que está conversando con la Leo, otra mina de Temuco, me hace una seña. La saludo y la Leo me pregunta, donde me había metido, - por ahí – respondo. Javier me vuelve a pedir papelillos y comienza armarse uno. La Leo, nos dice que somos unos ángeles, caído del cielo y comenzamos a fumar.

Leonor, bonito nombre. Le hace justicia a su persona, pero el problema de ella, es que me produce mas ternura, de lo que me atrae. Ella comienza a contar, que se quedo dormida y que tenía una prueba temprano, a las 8:30 y de cómo todo el mundo estuvo en su contra, para que llegase, aún, mas tarde. Su relato, era lo mas gracioso. Su forma de cómo narra y como todo iba saliendo mal en peor. Después de fumar, la Leo nos insiste, de que vallamos a bailar, pero no hubo tiempo, ni para negarse, cuando nos toma del brazo y nos lleva hacia donde todos están bailando. Llegamos al lado de Carlita, que aún siguen bailando con la Violeta. Hacemos un grupo grande y los cinco, nos ponemos a bailar, sin ningún tipo de ataduras, ni compromisos, ni malas o dobles intenciones. Solo disfrutar el bailar por bailar.

Me relajo, cierro los ojos y me dejo llevar al ritmo de la música. Dejo de pensar. Me desconecto. Me voy en el viaje y se vienen imágenes del universo. Me introduzco en una cámara lenta; en pequeños circuitos, repetitivos y reiterados. En un ciclo eterno, en la nada.

Con la Leo, nos ponemos a wuebiar y hacemos una competencia de movimientos. Una batalla. Al cual de a poco, fue motivando al resto de la gente. Bailo un rato con la Carlita, que también tiene sus pasos y no para de derrochar sensualidad. Como iba diciendo… todo importa una mierda. Por un rato. Todo se hizo mas fácil.

En un momento. La Violeta se acerca a la Carlita y le dice algo al oído. Ella le contesta, pero yo no alcanzo a oír nada. La Carlita, cambia radicalmente su expresión. Se nota que la cosa se puso seria. Ella me hace un gesto y se me acerca diciendo que ya va volver y me dice que no me mueva. Hago un gesto de aprobación y se lo reafirmo con el pulgar levantado. Miro los ojos de la Violeta y los tiene oscuros, idos, como si estuviera mirando, todo lo que pasa, en su cabeza. Pienso en que no va a volver.

Me despreocupo. Me dejo llevar.

La Helena, se pone a bailar al lado mío y en ciertos momentos, nos acercamos  tanto que pareciéramos, que estuviéramos bailando los dos y así estuvimos un rato por este vaivén. El joteo cíclico, al coqueteo. Todo estaba confabulado a eso. La música. El beat. La oscuridad. El vernos entre sombras.

Helena se me acerca al oído y me dice
- ¿cuándo me vas a pedir que bailemos?
- A caso, ¿no estamos bailando, ya?. Le contesto.
- Tu sabrías, que estamos bailando.

Luego ella se aleja, mientras me clava la mirada. Seguimos bailando solos. Ella con una amiga. Un paso aquí y otro por allá y nosotros seguimos orbitando y nos vamos topando. En ese instante, le digo – y si nos saltamos las formalidades -  mientras ella me sonríe y desvía la mirada, luego ella suelta un – ya po – y se me empieza acercar muy lento. Cuerpo con cuerpo. Rozándonos. Alejándonos y todo empezó a fluir. Todo era nuevo. Nuestras narices, se fueron encontrando y descubriendo nuestras caras, hasta que comenzamos a besarnos , pero Helena me empuja, sorpresivamente hacia atrás. Helena sonríe y de alguna manera me hace entender, que solo era una muestra. Impone su espacio y su dominio. No quiere mas lentitud, ni torpeza. La dejo actuar. Vuelve acercarse y me da un piquito, fuerte pero fugaz. Me seduce. Me da la espalda. Mi cara recorre su cuello. Ella hace lo mismo con su mano y nos acomodamos para besarnos.

Lento.

Nos besamos.

Me vuelve a empujar.

Seguimos bailando.

En eso se siente un golpe. Alguien se cayo al suelo. Dos tipos van rápidamente a recogerla y nos damos cuenta que era la amiga de la Helena. Ella sale al instante a su socorro. La mina está hecha pico de curada.

Ahí me volví a darme cuenta, de que tampoco va a volver… Helena se me acerca y me da un beso corto, pero intenso y solo me dice – para la otra- yo la detengo y le pregunto por su apellido  - solo basta con Helena – la veo irse.

Nuevamente solo. Pienso que no es mi noche. Que el destino, está confabulando, una vez más. Para está pelea eterna con él. Nacho versus el destino. Por un momento pensé, que iba a ganar, pero será para la otra.

Miro la hora. Creo que no hay nada mas que hacer aquí. No para mi, en todo caso. Veo a Javier, quien está haciendo puntos con la Leonor. Espero que le resulte. Sé que en el fondo de su corazón, siempre le ha gustado. La música cambia y comienza la cumbia. Yo de lejos, hago una seña al Javier, avisándole que me voy. El pregunta por que y dice que lo espere, claro que todo esto con puros gestos. Con su mano, me ofrece fumar otro pito, pero es todo por hoy. Finalmente comprende y se cuadra como un militar. Me da risa.

Salgo por el pasillo, por donde estacionan el auto, que conecta el patio con el portón. Afuera vuelvo a mirar la hora. No es tan tarde, pero las micros ya no pasan con tanta frecuencia. Me pongo audífonos y a caminar. Un plan sin muchas opciones.

La enfermedad de los ojos. Gepe. Algo como para poder musicalizar, está noche perdedora y llena de trampas y de mucha torpeza.

Las calles están vacías, lleno de faroles naranjos. De ese color de noche antigua. La del pasado, no como ahora. Luz blanca, en medio de la noche. Eso todavía me parece de la ciencia ficción. Cerca de la casa de mis abuelos, hay un supermercado a la entrada de la Ciudad Satélite, que tiene un cartel grande iluminado por luces blancas. Que extraño. Siempre que lo veo de noche, parece que estuviera photoshopeado, pero en tiempo real. Algo me produce, una mezcla de realidades, que se están interponiendo, hasta eliminar a la otra. Eso me parece que abre muchas posibilidades y eso ya es ciencia ficción, aunque ni tan ciencia, ni tan ficción. Voladas al fin y al cabo.

Po algún momento, cuando estaba mirando la hora, por ultima vez, pensé que podría a ver visto a la Carlita. Me imaginé como podría a ver sido nuestro encuentro. Se me ocurrían un montón por segundos. Las llegaba a ver o como de tener un proyección en mi cabeza. Claro que la que mas me gustaba era la menos probable, la imposible.

Quiero fumar, pero me doy cuenta que no tengo y la calle es larga y no se ve ni un alma en pena. Parece comienzo de película de Zombi.

Espere la micro, como uno espera en la vida. La mayoría son largas. Mucho compromiso. Tomé la micro. No pasó nada durante el viaje, solo ruido de micro, que de repente coincidía, con lo que sonaba. Me baje y camine para mi casa. Otro puro instante almacenado en mi memoria temprana. Espero que no pase más allá. No vale la pena.

Antes de acostarme, tuve la sensación, de que un bicho, se mueve por mi oreja. De cómo voy sintiendo de apoco, su pequeñas patitas y como acto reflejo, te metes el dedo y no sabes si lo mataste o si te lo metiste mas adentro o si termino por salir. Piensas en que no entró o escapó, pero quedas con la sensación de que está ahí y no se piensa mover, hasta que sienta que no está corriendo peligro alguno.

Me doy cuenta, que solo fue una sensación.

Nada de esto pasó, pero quedas con una sensación en la oreja… sabes…

Como este cuento.

El autor.

martes, agosto 06, 2013

Tiempo Cotidiano V



El día está completamente gris y el viento, a ratos pasa. El sonido de los pasos de los peatones, crean un ritmo, que por momentos me inquieto, porque pienso que lo estoy escuchando. Creyendo de cierta forma, de que la humanidad. Destino. Dios o algo completamente al azar, quisieran darme ese significado. Al instante me doy un poco de pena, en insistir en esas vieja costumbre de buscar significados; y si los hay, no seré yo, quien los reciba. A mí me toca, ser parte del chiste. Nunca del otro lado.

La gente que va a mi alrededor no me dice mucho, sus caras son serias, no dicen mucho, incluso cuando van sonriendo.
 

Los voy mirando, como tratando de encontrar a un conocido, pero mas bien, es encontrar la sensación de hacerlo. Recuerdo que, cuando chico, la tenía bastante. Se me vienen dos recuerdos; De cuando tenía siete años e iba con mi papá, en el centro de Temuco, muy temprano por la mañana. Creo que era fin de semana, pero es probable también que estuviera de vacaciones, ni idea. La cosa es que estuvimos dando vueltas por el centro y en alguna tienda haberme encontrado con algún amigo. El iba en otra dirección junto a su familia y nuestras miradas de lejos se encontraron y un pequeño gesto, con nuestras manos, fue la concretación de que, nuestro encuentro, fuera oficial. Por otra parte, el segundo encuentro, era mucho más chico. Lo sé porque mis padres aún no se separaban. Tampoco iba al colegio. Debo haber tenido alrededor de tres o cuatro años. Acompañaba a mi mamá en el auto, acabábamos de ir a dejar a mi papá y a mi hermana, al trabajo y al colegio, respectivamente. Fue un viaje largo. El día era parecido al de hoy, pero hacía frío, en un momento nos detuvimos en un supermercado naranjo, frente al hospital. Mi mamá me ordena, de ir al lado de ella, y en ciertos momentos, me pide ayuda con las elecciones de algunos productos. Yo no tenía idea de cuales eran las diferencias, si que siempre elegía por algún símbolo que ya reconocía y me era amigable, pero cuando ese no era el caso, esperaba a mi mamá quien respondiera primero, después le daba la razón, en un acto de confianza pura e ingenua.
 

En un momento pasan dos señoras vestidas de una túnica negra, que iban conversando. No pude entender nada, pero me gustó mucho como sonaban. Tenían unos collares grandes y plateados, mientras iban avanzando, el collar brillaba, luego las vi doblar por el final del pasillo y no las vi más; yo al girar, mi madre ya no estaba. De un momento a otro, todo era distinto, todo era grande y había una voz, que ordenaba a alguien de que fuera a una caja. Una caja. El lugar se volvió enorme, pero me costaba ver el fondo y comencé adentrarme en el bosque. Todos -los arboles- eran altos y en un momento me encuentro con tres cofres. Uno con maní, otro con nueces y finalmente de piñones. Todos con cáscaras. Meto mi mano, en el cofre de maní y saco un puñado, que me escondo en el bolsillo. En eso escucho la voz de mi mamá, diciendo “que si quieres maní, los tienes que comprar”. Yo levanto la cabeza y aparece mi mamá al lado mío. Recuerdo sonreír al verla.
 

En los dos encuentros, la sensación era grata.

Una sorpresa.

Tranquilidad.

De encontrar a alguien completamente único, reconocible.
 

No sé, si cuando pasamos cierta edad, nuestra facultad de ser particulares o de poder reconocerlas. Se fue perdiendo sentido.
 

La desconfianza es parte del chiste, de ser y comienzo a caminar mas rápido. Me alegro de haberme comprado estos audífonos, aunque todavía pienso que no debí habérmelos comprado a ese precio, pero por otra parte, nunca lo hubiera hecho. El jazz vuelve a mis viajes, no muchos, pero los extrañaba. De alguna forma, me doy un respiro de la humanidad. Ya había sido mucha interacción. De hecho ya me estaba creando un problema, no tenía nada nuevo que contar y cuando, uno, no tiene nada nuevo que contar, uno se va abriendo a nuevas personas hasta cuando uno estira el chicle, llega un momento de comprar uno nuevo. En mi caso, yo guardo la plata en la casa y lo cambio por invernar. Alejarme, descansar de ella.

Ahora en mi departamento. Veo. Los veo de mi ventana, como quien mira un cuadro. La misma baranda tiene varias secciones, sugerentes a distintas escalas que van descomponiendo la imagen
 

Me da un poco de frío y me paro a la cocina y hiervo agua, para un té. Intento escribir, pero cuando estoy en el acto me da paja. Intento leer, pero nada. Me hago un té y enciendo un cigarro. Las luces artificiales comienzan a invadir mi living, generando sombras, que se van moviendo en la pared. Sombras que se alargan hasta que explotan y luego vuelve a nacer otra sombra, se expande, explota. Así por arto rato.
 

Enciendo un pito y comienzo a navegar por internet, pero incluso eso, me aburrió. No sé lo que me pasa, es como si mi capacidad de asombro, ya hubiera llegado a un limite, pero que nunca disfruté. Tempranamente todo se volvió obvio y partiendo de esa base, comienzas a catalogar todo entre dos parámetros. Bien o mal, como “okey, no me dio risa, pero me hubiera gustado que sí”. Te banco Bill Murray.
 

Pienso en que es difícil ser artista y no conmoverse. Porque tener o no tener pasión, eso es adquirible.
 

Me meto a flickr, a ver fotos, asegurándome, de ver una foto, nueva, única. Con una mirada personal, del lugar y el momento y así iba matando el tiempo.
 

En un momento, me pillo con una noticia sobre unos científicos, que con unos detectores de ondas gravitacionales, pudieron dar con  unas ondas, de los confines del universo y que explican que pueden ser, un “suave continuo espacio-temporal”, lo que probaría, que vivimos en un universo Holográfico. También dicen que las ondas holográficas son muy inestables y que en cualquier momento.
- Plin -
Fin del universo.

miércoles, julio 31, 2013

Confesión de un mal poeta


No me gustan mis versos.
Nunca me han gustado.
Son fríos, sin sentido.
Sin imaginación.
como tus besos.

martes, julio 30, 2013

Mal Poeta


Hoy día me dijeron,
que era un mal poeta.
no sabía rimar, dijeron.
sabes otra cosa que no rima.
tú y yo.

jueves, junio 20, 2013

Leciones para un supuesto hijo

Cuando cierres la mochila, nunca dejar el cierre, en la parte de arriba de la mochila, siempre en un costado, al menos que tengas un banano y seas dealer.