jueves, junio 26, 2014

Poema nocturno y de frío

Todo lo que me había quejado del frío, resultó ser en vano.
Todo brilla, todo escarchado. 
La calle solitaria  
no queda otra que caminar al ritmo de un jazz 
ya extinto
Helado hasta los huesos
el frío se apodera de mi cuerpo 
no deja espacio a la reacción de mi mente
algo confusa, ya a esta altura de la noche.
La neblina y el smog 
se dispersan a través de faroles y ramas de arboles 
como tratando escapar de algo 
pero mas bien, está conquistándolo todo. 
Me dice que no puedo escapar de esto. 
Apuro el paso
ya no queda de otra 
camino entre el humo de Temuco y su soledad.
No hay nada más poético que esto.
Mientras camino, tu imagen aparece 
bajo recuerdos llenos de polvo. 
No tengo la menor idea
del por qué llegas justo ahora 
pero lo peor de todo
tu imagen se desvanece junto al humo
entre la niebla 
y camino cual fantasma
que vagabundea por calles extrañas
sin sentido 
y carentes de amor. 

lunes, junio 09, 2014

Nuevas condiciones.


Temuco. Temuco helado.
Te quiero, pero con calzoncillos largos.

miércoles, mayo 07, 2014

Reencuentro De Una Noche De Mayo


En mi esfuerzo de volver, quede atrapado.
algo olvidado, algo que esta ahí
pero creo que no.
vuelvo a la quietud, a lo naranjo del pasado
a lo silencioso, un poco como yo,
un poco bastante.
Vuelvo a la raíz de lo inexistente 
a lo incognito.
lo quieto.
vuelvo a la empezada de una de zombis
a los vampiros y otros monstruos 
que no hacen mas daño, que una copita de vino.
a la línea de guerra, que es dura y mucha.
un tanto olvidada, un tanto confusa.
vengo con otra carga, pero tu eres otra.
tu, tan solo tu.
esquiva, mañosa, fría.
tan solo tu

tan solo yo.

martes, abril 29, 2014

Tiempo Cotidiano VI



Noche por Temuco, y trato de encender un cigarro. La noche esta helada, más que ayer y mis manos se entorpecen en la acción. Tengo la punta de la nariz helada. La siento. Se puede escuchar a lo lejos, como suena la piedra de mi encendedor, hasta que logro encender el cigarrillo. Temuco, Temuco, de noche Temuco. solitario son las calles y a lo más se escucha un auto pasar muy lento por calles cercanas, pero que ahora y siempre, no logro ver. La neblina y el smog tampoco lo permite y todo toma un ritmo mas a pulso, mas al frío y de como te recuerda que estas presente. Casual, espontáneo y todo lo que hay entre medio, de forma tan sutil, que poco importa. Me detengo en busca de mi encendedor, porque con la humedad y el frío, mi cigarro ya se había mas que apagado. Estoy solo y el murmullo de la ciudad, donde solo distingo una calle que se pierde un poco mas allá, en la masa anaranjada de pasado, de lo estático, de lo visceral. 
Mis pasos se van acelerando, combatiendo al frío y cada vez van agarrando el bop del jazz, al timbre de una trompeta que se desgarra. Se quiebra y explota y trae consigo melancolia. Nostalgia; ese tempo, momentos de cordura. Temuco y el Jazz se aman. Mi respiración se hace cada vez mas pesada, pero ya comienzo a sentir un poco de calor en los pies. 

De la nada, sale de la neblina un tipo en una bicicleta, en dirección contraria al cual voy caminando. Anda despacio. No por la neblina, no por los autos. Sus manos tensas al manubrio y sus ojos entre cerrados, fijos, en alerta, pasa al lado mío y como un fantasma, que esta penado a deambular, no fui mas que un instante y lo veo desaparecer de nuevo, pero ahora él como fantasma.

miércoles, febrero 19, 2014

Confesiones de Madrugada

De un tiempo hasta el momento, nos hemos puestos más viejos. El tiempo corre y nuestros cuerpos ya cansados, pierden el ritmo.
El sudor va recorriendo el largo de nuestros cuerpos helados. Los músculos se tensan y la gota agarra velocidad y peso y avanza en gravedad cero.
Me acuerdo de haberme quedado quieto, en la oscuridad del pasillo. Tu mirada perdida, en la nada.
Vacío. 
Contemplo tu mirada a lo lejos, como un cazador, con miedo y por dentro rompo el llanto tratando de comprenderte antes de matarte.
Trato de hacerlo.
Te juro que sí.
Tal vez mi alma perdida en la inmensidad, en la nada. Pudiera encontrarte en tu nada.
¿Qué tan difícil puede ser, si estamos los solos? - me dices con la voz quebrada y aguda.
Contigo se hace eterno.
Silencio.
La piedra cae y descanso los primeros minutos en el agua. Hundido, mas que andado.
Amor.
Ya es tarde y hace frío. Me pides un cigarro y lo enciendes. Se ilumina tu cara, ya vacío de vicios.
En penumbra.
Blanco.
Negro.
Adios.

jueves, noviembre 28, 2013

Carménère 6:50 PM

Que difícil es
 Separase
Como 

Individuo

Habiendo tanta moral